Menú Cerrar

¡Conviviendo con el íncubo, un enviado del diablo!!!!!

Relato #195 escrito y adaptado por Chemo San juan, de eventos reales de katy jack…

¡Por dios!!  necesito que me crean?

Esto es más real de lo que imaginan ya estoy al borde de la locura, desde niña he visto de lo que muchos dudarían como sombras, personas muertas y hasta fantasmas o descarnados, pero ver a un demonio se salía de todo lo inimaginable y este es mi testimonio real,

a veces me hablaban voces que no conocía y en otras me tocaban y era horrible esta sensación, pero yo sé que no estoy loca y mi Dios padre me defenderá, desde esa época la única que me creía fue una prima que era como mi hermana y a escondidas me llevo con unas monjas a un convento de Cholula puebla a mis escasos 12 años!!

ahí me enseñaron que los demonios no respetan edades ni raza o sexo e hicieron una oración por mí y me dieron de beber agua bendita hasta me santiguaron e imploraron porque estas visitas del mal cesarán y Dios padre cuidará mi alma, al terminar sentía una paz que es indescriptible….

 

Estando de regreso ya en casa apunto de dormirme tomaba yo mis manos (Siempre dormía con las manos en el estómago) pues me daba tranquilidad y lograba conciliar el sueño pero, no funciono esa vez!!! ahí estaba esa bestia nocturna hambrienta por almas y solo me tapaba la cara y me encomendada en oración a dios todo poderoso!! A la mañana siguiente a mi prima le decía que ya estaba mejor pues me mortificaba saber que ella lloraba mucho por mi y se lamentaba de esta situación,

así crecí con el demonio rondando mi alma y cuidando mi sueño nada lo podía retirar de mi habitación y asi pasaron los años pero ni las visitas con las monjas, los rituales de oración de los franciscanos o padres servían de nada, este demonio o ente ya vivía en la casa, mis padres no me creía y me daba más miedo recibir golpes o regaños de ellos que ver de frente a esta bestia nocturna y sí que tuve visitas recurrentes en mis años de infancia.

Cuando llegaba la noche y mis padres con exceso de trabajo se ausentaban yo corría a tratar de dormirme para no ver venir a este demonio!! pero era imposible este ya se había sentado a un lado de mi cama y su peso hundía la misma, pero esa noche no era uno!!!! ya eran dos hombres uno vestido de negro con Cabello rizado bigote y barba muy extraña y el otro con cara de animal cuernos y una hilera de largos dientes que parecían sierras y este último me tocaba el pelo y al oído me empezaba a hablar!!!

cosa que nunca hizo antes y les juro por dios que lo único que recuerdo era como al final me sacudía un poco y su respirar y asqueroso olor a podrido me provocaba náuseas y por encima de mi sabana me decía: “entendiste” pero con cara de odio y una rabia que se colaban por entre mis oídos y sabanas, el me visitaba en Cholula puebla mexico y sin dudarlo este coincidía con los datos de un demonio íncubo, este me paralizo por completo ya no hice por levantarme pensé que allí moriría y a dios todo poderoso encomendé mi alma para que no la devorara este ser.

 

¡Pero si pensé que esto era lo peor, en una de esas noches escuché perfecto como abrían mi puerta y al destapar mi cara y ver por qué era, sentí que se sentaron a un costado mío de nueva cuenta pensando que mi padre había regresado del trabajo y de re ojo veo a otro tipo!!! Eran nuevamente dos engendros del infierno haciéndome compañía.

este lucia vestido de rojo y de unas facciones muy perturbadoras y mi mente infantil no daba crédito a esto, él tenía el bigote delgado y largo con un traje rojo abotonado a todo lo largo de su cuerpo pero no tenía rasgos humanos sino eran extraños como de ave y venado al mismo tiempo!!

estos dos se peleaban por mí? creo los dos pensaban robar mi alma cuando de milagro escuche que mama había llegado del trabajo y comenzó a preguntar si estaba yo dormida, justo cuando una mano de largas garras me tenía sujetada del cuello y al oírla acercarse, de pronto me suelta y sale huyendo para esconderse por debajo de la cama.

Eso me sucedió en el cuarto de mi hermana que estudiaba lejos y regresaba los fines de semana, después me pase a mi cuarto uno más pequeño y con un gran ventanal que daba a una calle sola y sin ruido para no pensar en las noches en estos eventos aterradores me ponía a leer ya que me encanta la lectura, hasta lo hacía a escondidas de madre y leía solo con la pobre luz que entraba por esa ventana,

cuando se escuchaba que mama hacia su rondín habitual de checar si duermes o si estas tapada ya que esto ( Lo hace 1 o dos veces por noche . ) después de regresar del trabajo pues yo aventaba el libro y me hacia la dormida pues tenía miedo de cerrar los ojos y no despertar o peor aún morir ahorcada por alguna de estas ahora dos bestias, la verdad no recuerdo en mi desesperación más que voces sin sentido como en diferentes idiomas una de esas dos aberraciones siempre me murmuraba al oído y con su garra me rasguñaba la piel!!!

Escuche todo lo que me decia y al salir lo sentí pues mi cuarto estaba pegado a las escaleras y con miedo vi como bajaba de ellas para perderse!!! esos demonios ya vivían en mi casa y ahora me rondaban a cualquier hora, no pude más y en mi desesperación de niña platique con mis padres pues yo no rendía en el colegio y tenía reportes de que me dormía en clase pero mis padres solo me callaban y decían que eran fantasías mías o quería llamar la atención con inventos,

así me la pase de cuarto en cuarto buscando no ver a estos entes íncubos ya jamás pero mi ignorancia era mayor que mi edad y me puse a dormir en una habitación de visitas y al momento de que me estaba quedando dormida!! entra mi mama muy asustada y solo le dije que si estaba bien, que era lo que le había pasado, pero no pudo decir palabra alguna, ella salió corriendo llamo a mi padre y este regreso con pistola en mano buscando en toda la casa algo que hasta ese momento no supe que era y nada pudo encontrar, así me la pase de cuarto en cuarto buscando no verlos nunca jamás pero ahora ya mi salud estaba mermada y mis padres no hallaban explicación lógica a eso que mi madre vio entrar a mi recámara a plena luz del día a eso de las 9 de la mañana..

 

Por temor a lo desconocido nos mudamos a Tijuana y ahí justo al mes de haber llegado mi padre fallece de una extraña enfermedad y esto se calmó en los dos años siguientes,
mi madre conoce a Luis y se casa, ahí comenzó esta pesadilla de ruidos, llantos lamentos y apariciones ilógicas y no creyendo que sucedía, fuimos a ver a una bruja del pueblo y al verme ella afirmo que yo era una protegida de un demonio guardián, que este me cuidaba de otro íncubos que se me pegaba en donde yo vivía y que justo en ese momento uno estaba afuera de la puerta de esta mujer bruja,

ella solo me afirmo que en cuestión de años yo recibirá un conocimiento increíble algo así como el desarrollo de un tercer ojo de sabiduría pero que a mi paso perdería más de lo que ganaría y esta sería la tranquilidad y paz!! esa noche después de salir de la casa de la bruja a eso de las 03:00 de la mañana un olor a muerte y un alarido como algo inimaginable nos despertaron a los tres,

al observar por la ventana de esa casa vimos como un ser infernal de apariencia grotesca y tétrica se retorcía de dolor por la protección de sanamiento que nos hizo doña Juana la bruja pero ya nada sería igual ya que por fin mis padres me creyeron y al día de hoy vivimos huyendo de pueblo en pueblo por que esta bestia que aun ronda mis pasos y espero en dios nos de fuerzas para soportar esto que a nadie le deseo!!

Si pudiste leer esto, solo por favor reza por mí una oración y pide por mi alma!!! muchas gracias.

Fanpage Chemo San Juan : www.facebook.com/Relatos-de-terror-Para-No-Dormir-Escritos-Por-Chemo-San-Juan

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Chemo San Juan © 2018.

Publicado en Relatos de Horror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *