Menú Cerrar

EL CUADRO FANTASMA

Un relato basado en un hecho real de Laura Gonzales de Monterrey Nuevo Leon.

Esta historia sucedió en el año 2011 cuando decidimos comprar unos cuadros para decorar la casa que recién habíamos ampliado y remodelado  aquí en la ciudad de monterrey, para eso fuimos a la plaza de garibaldi que se ubica en el centro mi mama, mi esposo y mi hijo de 6 años en ese entonces  buscando algunas artesanias  entre los locales, llegamos a un local que nos pareció interesante ya que tenía diversos cuadros muy bonitos de épocas colonial, medieval y de la época de antes de cristo lo que mi esposo dijo escoja cada quien un cuadro a su gusto para comprarlo y así lo hicimos empezamos a escoger cada quien su cuadro.

Mi mama escogió uno de moises abriendo el mar, mi esposo uno de signos de yoga,  yo escogí un cuadro grande como de 80cms x 60cms. para la recamara de arte rustico el cuandro representaba a varias personas danzando alrededor de fuego, con instrumentos musicales en la mano tipo maracas, panderos y otros raros pero lo que me llamo la atención era que las personas eran representadas por palitos el cuerpo y los pies, manos y cabeza por bolitas que parecía que las había pintado un niño, los colores del cuadro eran  amarillo, naranja y rojizos el cuadro me gustó mucho y me lo lleve a la casa contenta pues quedaría muy bonito en mi recamara a lo que me lo instalo mi esposo.

A los pocos días empecé a notar algo muy raro en mi hijo empezó a sacar juguetes de su cuarto y empezó a meterlos al mío y los colocaba frente al cuadro, comenzaba a jugar así estuvo por varios días seguidos hasta que me llamo la atención que cada vez mi hijo hablaba menos, hasta que una ocasión me encontraba en la cocina cuando mi hijo baja corriendo de las escaleras en llanto y gritándome que los niños del cuadro lo habían asustado, subi con él a mi cuarto y le dije cuales niños, el apunto al cuadro que había adquirido, me dijeron que abriera las llaves de la estufa que asi las dejara que si no me pegarían, pensé que a lo mejor se había dormido y tenido alguna pesadilla y pues no le di importancia y no le creía del todo.

Comencé también a notar en mi hijo que ya no quería estar solo, se escuchaban ruidos extraños no habituales en la casa lo que me empezó a inquietar como que alguien estaba aquí, luego a mi hijo lo escuchaba hablando solo y a veces escuchaba algunas risas de otro niño a lo que en una ocacion me subí rápido a ver qué pasaba y encontré a mmi hijo en la cama frente al cuadro y le dije que haces, contesto platicando con los niños del cuadro a poco los conoces hijo le pregunte de nuevo, el me respondio muy tranquilo que si, entonces se los señale y le pregunte a ver este como se llama, julio mama  y tiene 11 años, y él siguente, pedro y tiene 8 años, y ella quien es, ella es martha y tiene 6 años son hermanos mama me dijo mi hijo con una seriedad de adulto, baje a la sala mejor para no sugestionarme, días después escuche que mi hijo se reía en mi cuarto y corrí nuevamente a mi recamara y quise abrir la puerta pero no pude, era como si alguien se opusiera del otro lado solo se abrio un poquito, una rendija donde solo veía a mi hijo jugando saltando como si alguien lo persiguiera hasta que volteo la cara a la puerta y me vio entonces la puerta se abrió toda sin encontrar a nadie atrás,  le dije que era lo que pasa hijo, los niños están enojados contigo por que le dijiste a mi papa lo que está pasando, en ese momento lo cargue y espere a que llegara mi esposo y le comenzó a platicar lo sucedido.

 

Mi esposo subió al cuarto y con malas palabras empezó hablarle al cuadro según así se corren los malos espíritus y retiro el cuadro de la recamara me lo dio y dijo tíralo mejor, e hice como si lo fuera a tirar sin que viera mi hijo y lo volví a meter lo puse detrás del refrigerador, me dio tristeza tirarlo ya que había  costado algo caro, según yo se había terminado ya la pesadilla y mi hijo lo observaba con cuidado y no veía nada malo, hasta que entro de nuevo a la escuela y se subió corriendo y le dije ven a comer me dijo, no voy a jugar con mis amigos, le dije el cuadro ya no esta se fueron tus amigos me contesto no mama salen detrás del refrigerador, lo que me asusto bastante y saque el cuadro lo puse en el bote de la basura, a los pocos minutos me tocaron la puerta era una señora que me dijo que si le regalaba el cuadro a lo que respondí afirmativamente, le dije que se lo llevara que no lo quería ver, pero medio pena explicarle por qué lo tiraba pues me tacharían de loca,  a la hora de ese suceso escucho unas sirenas cerca de la casa, cuando Salí a ver lo sucedido veo a la señora que me pido el cuadro a media calle atropellada mas no supe si murió o no, el cuadro estaba hecho pedazos solo sentí un escalofrío tremendo, ya con el tiempo mi hijo volvió a jugar como todo niño sin problemas ni platicas del cuadro. Se que dentro del cuadro había una maldad que quizá se transformaba en niños para poder jugar un mi hijo.

 

Publicado en Historias de Terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *