Menú Cerrar

EL HOMBRE DEL CAMINO

Relato anónimo basado en hechos reales por Anonimo.

Escrito y adaptado por Alejandro Chavolla

Hola, me gustaría compartir algo que me sucedió la noche del día de muertos del año pasado, todo marchaba bien, estaba regresando a casa después de haber trabajado, venia conduciendo mi carro a una alta velocidad por la carretera libramiento en dirección de Santa Catarina a Lincoln , en un tramo me toco que no estaba ningún camión o carro cerca,

recuerdo que fue bajando una pendiente, estaba una persona pidiendo un aventon a lo lejos, movía las manos muy rápido, como si necesitara ayuda, dudé en detenerme y reversearme, pensé que quizá era alguien con malas intenciones, cerré ventanas y puse seguro a las puertas, por el retrovisor y otros espejos yo veía que esa persona estaba sin moverse,

como esperando a que me pusiera a un lado de ella, ya emparejando la puerta vi que era un señor ya muy muy pasado de edad, sin mentir yo le calculaba como 80 años, baje la ventana del copiloto y súper educado el señor me pide perdón por haberme detenido, pensé que podía darle un raite hasta donde quedara mi alcance,

-Súbase señor- le dije -Muchas gracias mijo que bueno que te paraste, gente cabrona ni por este día se apiadan de uno que viene de la chinga- Algo asi dijo, pues avance y todo estaba bien, yo feliz por hacer una buena obra, pero el señor me contaba que ya quería llegar a su casa, que le diera más rápido, que sus hijos y nietos eran personas de mucho dinero, yo solo lo escuchaba, se me hacía extraño que dijiera eso porque parecía que necesitaba dinero de verdad por la ropa que tenia puesta,

el señor no me dijo ni su edad ni su nombre, me dijo cosas que eran ciertas como si el me conociera, fue bastante extraño, me pidió que lo bajara en un lugar donde no estaba nadie ni había ninguna casa ni nada, solo estaba el monte, pero pensé que quizá tenía una casita entre este monte y pues me indico que lo dejara justamente donde estaba una cruz con unas velas aun encendidas, yo me orille ,me dio las gracias, y me dijo que tuviera cuidado al conducir que nunca ande levantando desconocidos, y ya para subir la ventana y arrancar echo madre el hombre volteó a verme con un rostro de felicidad y me grita -SI SE ACORDARON DE MI LOS CABRONES-

 

empezó a reír como si hubiera ganado la lotería, solamente seguí y me tocaba retornar por el puente, cuando vi que en el costado de la carretera estaba el señor Otra vez pidiendo rait, Pues me detuve yo riéndome – DON PUES NO LO ACABO DE DEJAR DEL OTRO LADO- a lo que responde muy serio y de nuevo educado, EXACTAMENTE LAS MISMAS PALABRAS , y como si nunca me hubiera visto, cerré la ventana bastante sorprendido, se hizo hacia atrás a mover las manos como loco de nuevo a que alguien más se detuviera.

No se exactamente que fue eso si una aparición, un señor que venia a visitar a su familia del mas haya, la verdad siempre me quedara la duda.

Publicado en Carreteras Fantasmas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *