Menú Cerrar

EL JINETE SIN CABEZA

Basado en Hechos reales contado por Jose Perez

Escrito y adaptado por Alejandro Chavolla

Paso un día no recuerdo la fecha, pero corría el año de 1999 yo tenía 10 años. soy del Salvador. Vivía en un cantón llamado San Carlos Lempa. Cerca del cantón corre un río y ese día el cuñado de mi mamá me dijo si quería ir a pescar con él a lo que respondí que sí. Nos fuimos en su bicicleta Yo iba en la parrilla de la bicicleta porque me encargaba de llevar la bolsa donde echábamos los pescados y la tarraya (para los que no conozcan esta es una red para pesca con plomos para que se hunda en el agua).

Era cómo medio día y dejamos la ropa y la bicicleta a la orilla del río, nos íbamos caminado adentro del río, Él iba adelante tirando la atarraya y yo iba un poco más atrás llevando la bolsa para echar los pescados. Habíamos caminado quizá un kilómetro y medio cuando nos regresamos porque caía la tarde, en mi cantón la noche cae a las 6 de la tarde y ese día era cómo las 5.

El crepúsculo ya se dejaba ver y cuando llegamos donde teníamos las cosas él me dijo que me vistiera porque ya nos íbamos a casa,se quedó en el agua lavando la red y yo me quise poner los zapatos, pero quizá por la humedad se me habían llenado de hormigas. Al estar sacudiendo un zapato vi hacia el agua y vi un reflejo de color rojo, se me hizo bastante raro ver eso.

Al Voltear mi mirada hacia arriba para ver de dónde provenía ese reflejo, claramente vi una mancha roja a la orilla del río. Estaba como a 50 metros de distancia y no sentí miedo al ver aquello me amarré el zapato y Al ponerme el otro pude ver que aquella mancha roja aún se reflejaba en el agua pero esta vez tenía algo negro que la rodeaba.

Voltee mi mirada otra vez y allí estaba la mancha roja rodeada de algo negro, pero aún no distinguía que era aquello que miraba. Al ver otra vez donde estaba la mancha extraña esta vez pude ver con toda claridad de lo que se trataba. Había un caballo de color café y montado en él había un hombre por decirlo así con una camisa negra manga larga sin abotonar y bajo la camisa negra tenía una playera roja.

En ese momento observe bien lo que poco a poco miraba en el reflejo del agua. Ese “jinete” estaba viendo hacia mí y el caballo también. Pero lo confuso es que ese ser extraño no tenía cara, ni tenía cabeza como para reconocer de quién se trataba. Yo lo vi fijamente y el a mí, con la curiosidad de querer saber quién era, pero no supe porque no tenía rostro.

Habían pasado como 5 minutos de ver aquella cosa cuando volteó su caballo y se metió en una montaña que estaba a la orilla de un cañal. Pero en realidad no sentí miedo al ver aquello y no le dije nada al cuñado de mi mamá. Hasta llegar a casa le conté a mi familia lo que había visto y el cuñado de mi mamá me preguntó porque yo no le dije cuando estábamos en el río.

Le dije que no tuve el valor de decirle porque era probable que él no lo iba ver, Esa cosa solo se me presento a mí. Lo que si recuerdo es que en ese lugar donde apareció ese “jinete sin cabeza” había un puente y lo destruyeron después.

Algo habría pasado allí y algún espíritu andaba merodeando o cuidando algo que estaba en ese lugar, Ahora vivo aquí en USA y ya tengo 29 años pero esto lo recuerdo como que fuera ayer. Le he contado esta misma historia a muchas personas, pero cómo siempre son pocos los que creen. Yo lo vi y aún no puedo olvidar ese día. Espero que puedas compartir mi historia y ver que opinan los que la vean. Pero te aseguro que fue un hecho real.

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Historias de Terror, Relatos de Horror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *