Menú Cerrar

EL NIÑO

Basado en experiencias de B.Nay Valviz

Escrito y adaptado por Alejandro Chavolla.

Hola como estas, mi nombre es Brenda y soy del estado de Michoacán; desde hace tiempo sigo tu canal y me fascinan las historias que cuentas, en fantasmas he creído siempre, ya que a lo largo de mi vida me han pasado muchísimas cosas paranormales, y el día de hoy quiero contarte esta historia, la cual quedará para siempre en mi memoria, por qué para mí ha sido lo más fuerte que nos ha pasado.

Esto sucedio hace 7 años cuando mi esposo y yo éramos novios, él me contaba que algunas veces le pasaban cosas en su recámara, pero nada más a él, dice que una noche cuando dormía; sintió que le levantaron los pies y se los dejaron caer, pero él no le dio mucha importancia porque creyó que era un reflejo y siguió dormido, al poco rato de eso sintió como le dieron el jalón a sus cobijas hasta tirarlas al suelo y fue entonces cuando se asustó; en otra ocasión igual por la noche, despertó y vio un globo en su cuarto, pero él no presto mucha atención y siguió durmiendo creyendo que era una alucinación por el cansancio.

Un día regresando de su trabajo dice que entro a su recámara y le llegó un olor como a vela quemada entonces le pregunto a su mama si ella había prendido alguna vela a lo que respondió que no.

En otra ocasión cuando su sobrina de 2 años estaba de visita en su casa; mi suegra dijo a ver visto a la niña entrar a la habitación de mi esposo a jugar con la batería del guitar Hero, cuando de un momento a otro la niña salió llorando de la habitación y le dijo a mi suegra que el Niño que estaba ahí dentro, no la dejaba jugar. Después de eso ya no supe si algo más pasó.

Pasaron los años y yo quedé embarazada de mi primer hija y me fui a vivir con él y sus papas; debo decir que a mí nunca me ocurrió nada estando ahí; después de 9 meses nació mi hija y a ella fue a la que luego le ocurrían cosas, estando pequeña lloraba como si alguien la estuviera molestando y sé quedaba viendo hacia un punto en específico, pero solo eso ocurría; hasta que un día estando en una reunión con amigos en esa casa, una de nuestras amigas (que tiene sensibilidad para este tipo de cosas) nos preguntó si en esa casa asustaban;

entonces mi esposo y yo nos quedamos viendo con cara de asombro y le respondimos que sí, le preguntamos el porqué de su pregunta, ella no nos quiso responder, solo nos dijo que nada más preguntaba por curiosidad; hasta que seguimos insistiendo para que nos dijera y lo hizo, nos cuenta que al momento de estar sentada en uno de los sillones que daba hacia arriba, donde se veían los barandales de la segunda planta, estaba un pequeño niño asomándose entre los barandales viendo hacia donde estábamos nosotros, nos dice que ese niño murió en esa casa, que tenía toda su carita sucia y traía una playera rayada la cual también estaba sucia, nos dice que su mamá cada mes sin falta le prendía una vela al niño y por eso en la habitación de mi esposo olía a vela de vez en cuando; también dice que El Niño no estaba consciente de su muerte y que se veía asustado.

 

Mi esposo sabía que esa casa alguna vez la rentaron los chicos malos (como acá les decimos a los que andan secuestrando gente y metidos en esas cosas saben a lo que me refiero) pero teníamos entendido que esa casa solo la utilizaban para interrogar y torturar a la gente, una cuadra adelante tenían otra casa donde ahí los mataban después de todo lo anterior pero por alguna razón a ese niño lo mantuvieron en esa casa amarrado en un cuarto del fondo y fue ahí donde lo mataron o murió de hambre y sed.

Las cosas no terminan ahí, después de un tiempo mi esposo y yo decidimos salirnos de la casa de mis suegros para ir a rentar un departamento, con la sorpresa de que el espíritu de ese niño nos siguió hasta ahí,  me di cuenta por qué juguetes de mi niña se movían solos, también se prendían, una vez nos visitaron los tíos de mi esposo y ellos fueron testigos de cómo un muñeco de peluche se movió, salieron corriendo del cuarto de mi niña asustados, después nos salíamos de ese departamento y regresamos a vivir con mis suegros para después cambiarnos a nuestra casa propio, pero al parecer el niño se volvió a quedar en la casa de mis suegros porque ya nunca más nos llegó a pasar nada.

Muchas gracias por leer mi historia y espero pronto la cuentes en tu canal, saludos.

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Historias de Terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *