Menú Cerrar

ELENA LA BRUJA

ELENA LA BRUJA

BASADO EN HECHOS REALES CONTADO POR ALMA

ESCRITO Y ADAPTADO POR ALEJANDRO CHAVOLLA

HOLA TE ENVIO MI HISTORIA ES REAL, ESPER AYUDE A LOS DEMAS A QUE NO SE METAN A COSAS OCULTAS SINO SABEMOS, Y AUNQUE SEPAMOS SOLO NOS METEMOS EN PROBLEMAS, LO ESCRIBI A MANERA DE HISTORIA (SOY ESCRITORA), PERO ESTO ES REAL ES MI HISTORIA. GRACIAS. TENGO UNA MANDA DE DAR TESTIMONIO DE ELLO Y AUNAUE LA HE MANDADO A VARIOS CANLES YA MAS DE MEDIO AÑO NO LA PASAN, APENAS DESCUBRI TU CANAL, ESTOY SUSCRITA, TE SIGO Y ME GUSTARIA MUCHO QUE LA SACARAS POR FAVOR. MIL GRACIAS BENDICIONES. QUEDARE CON MI NOMBRE ALMA. AUNQUE EN EL RELATO ME PUSE ELENA.



Hola mi nombre será Elena, les pido que me crean y que por favor jamás hagan lo que hice yo y esta es mi historia.

Mi historia empieza así… La muerte la iba siguiendo, Elena corría, por más que corría una piedra grande la perseguía y detrás de ella iba la muerte con su guadaña, Elena solo volteaba y por más que corría la muerte con un solo paso la alcanzaba, la piedra iba de prisa, Elena corría y corría, pero aquella huesuda la seguia lentamente con su guadaña en la mano.

De pronto Elena despertó llorando, bañada en sudor frío y con mucha fiebre, en una litera vieja y con mucho frío, pues donde vivía era la capital, aun así ella seguía sudando y gritando muy asustada, su madre luisa llego la abrazo, ellos Vivian en la parte baja de una casa de 3 pisos por decirlo así en sótano. Raquel la abuela solamente se reía de Elena y decía que era una niña muy chillona, que no la soportaba, Elena solamente tenía 5 años, pero jamás podía dormir en casa de su abuela paterna. Luisa la madre la tomo por los brazos la calmo y la volvió a dormir en su regazo.

Paso el día Elena seguía asustada con lo que soñó, esos sueños eran muy recurrentes y no sabía porque soñaba con la muerte. Elena siempre fue muy perceptiva, su abuela paterna casi no la quería, ella era de una ciudad donde se realizaba la brujería pero nadie lo sabía que Raquel la abuela había hecho muchas cosas en su vida y era una bruja, Elena había heredado eso de la abuela.

La familia de Elena decidió irse de casa de la abuela, por los problemas que tenían con ella, tanto la madre Luisa y Elena. Se habían ido a vivir a un lugar una casa de adobe, donde el frío penetraba por todos lados, casi ya no visitaban a Raquel porque se reía mucho de Elena. Pero los sueños con la muerte seguían. De ahí la vida de Elena empezó a cambiar, ella empezaba a ver cosas que nadie más veía, veía sombras, escuchaba ruidos que nadie más escuchaba, veía que se movían las cosas y las pesadillas seguían y seguían, Elena a pesar de ser una niña sufría de mucho insomnio, le daba miedo dormir, porque si no tenía pesadillas, soñaba con la Muerte que la perseguía. El tiempo fue pasando hasta que Elena fue creciendo pero esos “Dones”, nunca desaparecieron y ya era común para ella ver cosas que nadie más veía o escuchar cosas que nadie más escuchaba, decían que Elena estaba loca, aparte Elena era una niña muy enfermiza y siempre o casi toda su vida se la pasaba en el hospital, hasta cuando estaba encamada Elena veía cosas en el hospital y siempre fue una niña sumisa pues siempre le daba miedo ya que no era normal para ella ver cosas que nadie más veía.

Su madre Luisa nunca le creía y siempre le buscaba pretexto para las cosas que ella veía. Pero Elena sabía que no era cierto y solo ella sabía lo que veía y sabía que era especial. Elena rezaba en las noches pero aun así los sueños con la muerte siempre eran recurrentes, ese sueño la atormentaba toda la vida desde la niñez hasta el resto de su vida.
Era muy apegaba a su padre Antonio, y solo él, la trataba de entender de lo que ella veía o soñaba. Aunque el padre no lo viera trataba de entender a Elena.

Al entrar a la secundaria Elena, no tenía muchas amigas, no era de buen ver, siempre tuvo cuerpo de niña sus amigas estaban muy desarrolladas y ella nunca se desarrolló, pero ella sabía que tenía algo que nadie más tenia y era ese supuesto “DON” de leer las cartas que su abuela Camelia le enseño, así que le robo unas cartas a su papa Antonio el cual era un aficionado a la Baraja y se fue con las chicas más populares y empezó a leerles las cartas y todo lo que Elena les decía era verdad, y así la empezaron a buscar, Elena empezó a ser popular en la secundaria y ya tenía más amistades, pero no sabía en lo que se estaba metiendo, y lo que el destino le deparaba con el tiempo pues ya había abierto una puerta sobrenatural la cual se le olvido cerrar y antes de abrirla protegerse ella misma, nunca curo la baraja, pero no sabía y se le hizo fácil hacer todo lo que estaba haciendo, ella solo quería ser popular.

Elena se dio cuenta con el paso de días que tenía algo especial, soñaba cosas que la ponían angustiada, sueños que no la dejaban en paz y poco a poco se fue dando cuenta que lo que soñaba eran cosas que iban a pasar con el paso de los días, ya sea alguna catástrofe, alguna muerte, un nacimiento, hasta si iba a llorar y su propio cuerpo se empezó a adaptar a lo que iba a suceder con el paso de los días los cuales no eran muy lejanos a más tardar tres días sucedía lo que ella empezaba a soñar.

Al principio no le tomo importancia y decía no ´puede ser pero empezó a buscar en libros, en bibliotecas, consulto con personas que sabían de brujería y ellos le dijeron que ella era especial que tenía una energía muy fuerte y que lo que soñaba era porque si iba pasar en realidad. Así paso toda su adolescencia Elena, sabía lo que iba a pasar y muchas veces no la dejaba en paz emocionalmente, pues solamente estaba esperando que sucedieran las cosas.
Poco a poco fue descifrando lo que iba ocurrir con exactitud, para ella era una angustia muy fuerte pero a la vez emocionante se empezó a sentir más especial de lo que ya se sentía y se sintió diferente a los demás.

Elena empezó hacer rituales de magia blanca, primeramente empezó con lo más sencillo, como lo son endulzamientos, congelamientos, lo más típico, la magia con los cigarros, con la miel, con listones rojos, oraciones a santa Elena, etc. Todo eran trabajos para ella, porque nunca tuvo suerte con los hombres y empezó a hacerles endulzamientos para tenerlos a sus pies.


Poco a poco se fue adentrando y vio de lo que era capaz de hacer, todo se le cumplía. Ella solamente muy segura hacia los rituales y segura esperaba que causara efecto en máximo una semana, todo se le iba cumpliendo, así que Elena empezó a adentrarse más y más. 
Ya cuando estaba más grande se tuvo que ir de la ciudad y la veía mal en lo económico, un día sentada en una banqueta de la calle esperando fuera de una tienda la reparación de su celular, se le acerco una señora que ya había visto antes en un trabajo, entre la plática, Elena le había comentado todo lo mal que le había ido y como le estaba yendo, así que esta señora le hablo de la santa muerte y que ella era fiel creyente, que si quería que le fuera bien podía rezarle a ella, y casualmente su hermano estaba de visita en su casa era un chamán, y la invito a su casa, para que él le dijera como debía rezarle. Elena le dio las gracias y tomo el papel donde anoto la dirección le dijo que lo iba a pensar, así pasó toda la tarde y noche y al día siguiente se decidió por fin a ir a casa de la señora y su hermano el chamán.


Elena al entrar a su casa vio como tenían su casa llena de la Santa Muerte, varios colores, tamaños, inciensos, velas, fotos, lociones, aceites, etc. Así que ya en la plática  le explicaron cómo se trabajaba con ella como la debía de tratar, lo que debían llevar sus ofrendas lo cual no debía faltar el vino, el puro, las flores y la comida y siempre que ella le pidiera a la Santa ella se lo cumpliría pero Elena la debía de atender. Tenía que tener sus veladoras, había veladoras de muchos tipos ya sean verdes, rojas, amarillas, doradas, de las 7 potencias, de chile, blancas etc. Todas tenían su significado y eran para diferentes cosas. 

Así que la señora y el chamán le explicaron todo eso le enseñaron y le regalaron una figura de la Santa Muerte Blanca, le dijeron que empezara con lo más leve, pero Elena al saber que tenía la facultad para hacer más cosas se fue a lo más grande y a realizar trabajos más difíciles con energía. 
Casi no dormía pues siempre “se le subía el muerto” (pero no era ningún muerto era el incubo que se estaba apoderando de ella), pues Elena empezó a rezarle y a pedirle al Justo Juez Negro (El Diablo), ella no sabía a quién le pedía, pensaba que le pedía a la Santa Muerte pero en realidad se estaba metiendo ya con el diablo.

Antes de que empezaran las cosas más fuertes, un día ella estaba durmiendo y sintió y vio como un demonio parecido a una lagartija quería tener sexo con ella dentro de su sueño, el cual solo era literal pues ella lo podía ver, así que dentro del sueño ella desprendió su Alma y agarro al demonio del cuello y lo restregó en el piso haciéndole la señal de la Cruz en la frente y el Demonio empezó arder, salió humo se quemaba y se esfumo, en eso Elena se pudo desprender de Él.

Elena tenia pensamientos muy feos sobre el sexo, solo pensaba en ello y a veces ella sola sentía que estaba teniendo sexo con alguien más y tenía orgasmos, hasta en la cama se restregaba y se masturbaba mucho, en su mente solo eran imágenes que no tenían nada que ver, pensaba en hombres, en mujeres, en ambos al mismo tiempo, aunque le excitaban más las mujeres y con esos pensamientos ella llegaba al orgasmo.

Ya hay Elena ya sabía que estaba metida muy adentro pero pensaba que todo era parte de los rituales que hacía.
Siempre que ella quería dormir, no podía pues siempre se le subía el muerto.
Así que recordó que cuando ella tenía 18 años una noche ella estaba sola en su casa en bata y de pronto un ente sin verlo solo lo sentía tuvo sexo con ella haciéndola gozar y disfrutar de ello lo más que pudo, ella se retorcía de placer, pareciera que la agarraban por todos lados, en los senos, metía su mano debajo de su panty y estaba muy excitada de la nada, algo la hacía que ella sintiera todo eso, solo pensaba en sexo y más sexo, hasta que por fin llego al orgasmo y pareciera que cayó al sofá, desapareció el ente pero ella quedo con esa sensación de contracciones dentro de ella.
Ese ente la reclamaba Elena ya era de el sin saberlo.
Así paso el tiempo y se fue metiendo más y más hasta que ya no eran endulzamientos lo que hacía ahora ya eran congelamientos, aplastamientos, trabajos a distancia con veladoras de penes, vaginas simplemente con los nombres de las personas ella lograba en una semana lo que quería, hacia sus trabajos de 9 días con esas veladoras de penes, vaginas, fotos, o tan solo con los nombres, todo esto incluía aceites, platos blancos o de barro por ejemplo, lociones, polvos y muchas cosas más.

Cuando alguien le hacía algo a ella o la herían, les hacía trabajos para que estuvieran mansos con ella por medio de la santa muerte.
Luego le enseñaron como matar una persona con un sapo y leche pero debía tener mucho cuidado pues si el sapo moría antes entonces ella podía morir.
Aprendió hacer el trabajo más fuerte que era el 33, pero ninguno de esos dos se atrevió hacer pues si tenía inexperiencia y no se atrevió.
Conseguía fuertes cantidades de dinero con rituales y de la nada el dinero aparecía ya sea por premios, o préstamos que le llegaban o de cualquier lado etc.

Elena ya estaba muy metida en la brujería negra y en el Justo Juez Negro, un día no pudo más y una conocida que era cristiana platico con ella, le hizo una oración para recibir al espirito santo pero esto no fue posible.

Un día Elena bebió y tomo pastillas para suicidarse, solo logro nada, pues las pastillas eran tranquilizantes y solo dormía, pues no se dejó tratar en el hospital hasta golpeo al médico y la dejaron así, no sabían de donde tenía tanta fuerza…

Fue cuando de nuevo su conocida le llamare Laura, se le acercó y le dijo que su suegro podía liberarla que el a eso se dedicaba y estaba de visitita que lo aprovechara, aunque Elena no estaba convencida, lo acepto. Los cristianos la vieron desesperada así que un señor grande llego a su casa, platicaron de todo lo que le sucedía y ella le conto su historia, el pastor le hablo de la biblia, los versículos, los salmos etc. Después de casi una hora le dijo que empezarían con el ritual de liberación un  tipo exorcismo en su casa, la sentaron en una silla la sujetaron de las manos solamente y empezó todo, fue una lucha entre el pastor y el Diablo, el pastor termino cansado, ella vomitaba negro y moscas, por más que se esforzaba el pastor simplemente se cansaba muy fácil cosa que nunca le había pasado, hasta que él no podía más y el pastor se agacho cansado y se escuchó como Satanás se carcajeaba de él, y dijo que Elena era suya, ella de miedo se trepo a una de las ayudantes pues jamás había escuchado al Diablo y menos como se burlaba de ellos.

Le dijo que necesitaba otro ritual de liberación que ya estaba muy cansado pero jamás regreso el pastor.


Paso el tiempo y Elena dejo un tiempo todo eso, enterró a su Figura de la muerte y se confesó con un sacerdote.


Pero no la dejaron en paz y siempre que ella dejaba a la muerte ella de algún modo se le aparecía, ella ya la veía, y decidió en un momento de crisis económica volver a ella.

Se contactó con un demonio, Elena le pedía cosas, al principio todo iba saliendo bien hasta que de pronto las cosas dejaron de llegar, así que compró una estatua de la muerte la cual empezó a adorarla, fue tanta su emoción y su desesperación que empezó a comprar de todos colores para el amor, el dinero, así tos legales, belleza etc…

Contacto a una persona que la oriento como debía tratar a la muerte, ella empezó a aprender lo más rápido, en noches de luna llena hacia pactos de sangre, a las 3:00am ella hacia rituales, aprendió rápido y tenía el don, a todos lados llevaba a su santa pues tenía de todos colores y varios tamaños su favorita era una Santa muerte negra chica que llevaba en el bolso, en el auto en el pantalón en todos lados, tenía pulseras de la Santa, tenía su cadena con su dije, todo esto siempre las limpiaba, con rituales para que se apoderaran de ella, con varias cosas las bañaba al llegar a casa cada Santa que compraba, con ciertos elementos que Elena sabía y las ponía a serenar bajo la luz de la luna llena, al día siguiente las bañaba las limpiaba y le daba recorrido por su casa, presentándola y al final le daba su lugar en su altar con su ofrenda no podía faltar el vino, el puro, el incienso y varios aceites con las que la untaba.


Ella le pedía por personas que le querían hacer daño empezó a ganar cosas y al pie de la letra seguía los consejos del maestro que la asesoraba.
Iba al cementerio y robaba almas de los muertos para usarlas en las cosas que hacía, sus rituales, se llevaba tierra de muerto de las tumbas para los rituales y más cosas.
Un día vio que ya no había resultado, ella consternada preguntó a su maestro, él le dijo que no todo era gratis que tenía que pagar por ello y que para eso había una cosa que tenía que hacer.

Elena le dijo que si, pues estaba en la desesperación de la economía, tenía el don y la energía así que era fácil, le pidió cerrar los ojos y le dijo el piensa en mí, ella al pensar en el maestro vio un demonio con cuernos color café oscuro, abierto de las patas por donde metía por sus miembros sexuales a mujeres y otras se las comía, ella abrió los ojos enseguida, y le describió el demonio a aquel maestro él le mostró una foto y ella le dijo es ese… ¡Ese demonio vi! Le dijo el, ese que viste soy yo… Elena quedo impactada, le dijo su nombre era el mismo Diablo el príncipe de la oscuridad.
Ella le dijo ¡noooooooo! yo adoro a la Santa muerte no al diablo, él le dijo es lo mismo, ella es solo un paso para llegar al Príncipe.


Elena quedó aterrorizada, y dijo que no seguiría.

Pasó unos días le empezó a ir muy mal, así que de nuevo recurrió al maestro, le dijo el que si la ayudaría pero que aquel demandó que vio la quería para él.
Elena no entendió, así que le dijo que ella no debía tener sexo con nadie porque ya era mujer del demonio, así que el demonio era un incubo que llegaba y la poseía en sus más asquerosos deseos sexuales cada vez que el incubo quería.
Elena ya no quería y él le dijo que no podía escapar de él, o que si lo dejaba lo aceptaba pero que se a tuviera a las consecuencias.

Elena lo dejó y busco ayuda con otra Bruja pero todas le huían porque lo que Elena traía era más fuerte que nada, era ese demonio que tenía por dentro.
Hasta que una Bruja le dijo que primero que nada tenía que pedirle perdón a esa persona la cual había ido a molestar a su tumba, era una señora grande que falleció de enfermedad sola.

Ella fue le devolvió su tierra y un ritual hizo y oraciones para que la perdonara.
Pero las cosas no acaban, en su casa pasaban muchas cosas raras, por supuesto Elena estaba acostumbrada pero llegó un momento de desesperación en la que quiso suicidarse, por segunda vez, era una angustia terrible la que pasaba.

Todo se tornó muy feo, ya no podía más, su familia se le volteo no quería saber de ella. A ella le valía lo que pasaba, cuando alguien la molestaba ella mandaba espíritus para que no dejaran dormir a la persona ella solo se reía y ya le tenían mucho miedo a Elena.
Pero todo esto se le empezó a voltear pues se confió y dejo el altar de la muerte sin atenderlo y todo se le fue tornando en su contra.

En su desesperación por hacer que acabara todo lo que estaba pasando hizo un tipo exorcismo con rezos de salmos y en el centro de la sala de su casa hizo una cruz con alcohol, así que prendió la cruz le acompañaban su esposo y una amiga y la cruz empezó a elevar el fuego hasta que se formó un remolino, Elena seguía con las oraciones con la biblia en su mano pero el fuego se aventaba hacia ella y a hacia las otras dos personas más, de pronto ella exigía en nombre de Jesucristo que se largara de casa quien fuera, y empezó a quebrarse el piso como si un gusano se arrastrara por debajo de su piso rompiéndolo, pasando por ella, paso por el comedor alzándose el piso e iba al cuarto de atrás pero se detuvo en la mera puerta pues en ese cuarto ella ya tenía a sus Santos, la virgen, a Jesucristo. Fue algo terrible, decidió que era mejor buscar ayuda por otro lado

Ya en su desesperación de que nada le ayudaba ni podía hacer nada entro en pánico así que esa noche no podía más salió corriendo en su auto a toda velocidad, bajo la lluvia, en la noche oscura solo tenía en mente volver a intentar suicidarse hasta que no muy lejos llego a una iglesia de madera, casi cayéndose, vio que había misa, con la misma entro y toda la misa se la paso llorando, hasta que al final se le acercó al sacerdote y le conto todo…

El sacerdote, le dijo que la esperaba al día siguiente a la misa de 7 de la noche y terminando irían a su casa,  el sacerdote le dijo ven mañana a esta hora a misa y vamos ir a tu casa a sacar todo lo malo que hay ahí y te voy ayudar. Al día siguiente Elena estaba puntual en misa, cuando terminó, el sacerdote se acercó a Elena y le dijo bien, ahora vamos a tu casa, llegaron a casa de Elena el sacerdote bajo todo lo necesario para sacar lo malo y limpiar la casa de los espíritus malignos, al abrir la puerta, el ambiente se sintió muy denso, pesado y fuerte…

llego el sacerdote detrás de ella entro y empezó a bendecir su casa, a romper todas las figuras de la muerte, se llevó todo el sacerdote de lo que ella tenía en su casa todos los aceites, mesas, platos, inciensos, cuadros, velas, vasos, floreros, etc. Se empezaron a escuchar ruidos en la casa y a mover cosas el sacerdote le dijo que se estuviera tranquila que se refugiara en el salmo 91 y el salmo 23 de la biblia, ella recordó que hacia un tiempo una persona enferma se le acercó y le pregunto que si creía en DIOS y ella le dijo que si y el señor ya en estado terminal enfermo le dijo que dejara todo lo que hacía y que rezara el salmo 23, ella no le entendió o no quiso entenderlo, pues era común que muchos de donde trabajaba ofrecieran esas Almas al Diablo como cambio de cosas a veces los dejaban morir a propósito para tener que ofrecerle al Diablo, en la plática que tenía el sacerdote con ella le dijo que tenían que hacerle un exorcismo pues su casa estaba llena de moscas, por más que se limpiaba y no se iban y era algo fuerte con lo que él no podía un detalle que se les olvido la tierra de panteón y eso se le olvido al sacerdote y a ella, así que aunque el sacerdote haya bendecido la casa, el ente seguía ahí, y por su puesto el alma de la persona que ella fue a robar en el panteón.

El lunes temprano Elena ya estaba en la catedral hablo con el Obispo y mandaron su caso al vaticano y fue apta para un exorcismo. Así que mandaron a buscar a un sacerdote especialista en exorcismos desde Brasil y la programo.

Llego la fecha y llego ella a la catedral, ahí estaba ella viendo lo grande que era la catedral, las imágenes religiosas, las estatuas con dolor y llanto en la faceta, el cristo grande, la virgen maría, los santos, arcángeles, la pila de bautizo y por dentro sentía mucho miedo, estaba sola eran las 8am llevaba en una bolsa agua, sal y aceite, esperaba al sacerdote que llegara. 
Mientras se sentó en una banca se sentía incomoda, por fin llega el sacerdote y la pasa a una salita más chica a un lado de la iglesia.

El sacerdote estaba muy tranquilo solo la veía y ella lo veía con mucho miedo primeramente él se preparó se vistió saco un rosario, la estola, el cíngulo que había traído de Brasil y se lo puso, procedió a platicar con ella la confesó, bendijo y exorcizo el agua, la sal y el aceite.

Le pregunto todo lo que había pasado y Elena le conto todo, le pidió que describiera al demonio que había visto, ella lo describió tal cual y el sacerdote ya experto en ello le dijo que ese demonio no era ningún demonio era “BELZEBU” EL PRINCIPIPE DE LAS MOSCAS, EL MISMO DIABLO. Elena quedo impactada, asombrada, asustada, jamás pensó que tuviera eso, o que llegaría hasta ese extremo.
No le quedo de otra que seguir ya en lo que estaba, muerta de miedo, pero con un gran deseo de que todo esto ya acabara.

Estaba un apóstol con él, procedió a sentarla en una silla frente a la eucaristía, agua, sal y el aceite, él y el apóstol comenzaron con oraciones, ella sentía mucho frío, ellos oraban a DIOS, ella estaba ya incomoda, no podía ver de frente la eucaristía, el sacerdote empezó a orar en latín y hebreo, y puso su mano en la cabeza de ella, le coloco la estola y el rosario, ella sentía que la estaban aplastando en el suelo se sentía muy incómoda, y se hacía para atrás empujando la mano del sacerdote, el volvía a poner la mano, le daba a beber agua con aceite y comer sal, ella empezaba a vomitar poco a poco hasta que llego a empezar a vomitar mucho, era entre baba y vómito negro, no paraba de vomitar solamente negro, le costó mucho al Exorcista sacarle el Demonio y ella de pronto empezó a vomitar moscas pues el demonio que tenía era el príncipe de las moscas, de pronto se le atoraban en la garganta y el sacerdote tenía que hacer oraciones para que ella pudiera vomitarlas porque el DIABLO no la dejaba y prefería matarla a dejársela a DIOS. 

El sacerdote vio que el demonio ya empezaba a manifestarse le acerco la eucaristía y el demonio no la veía el sacerdote se la acercaba a la cara ella solo se reía pero nunca veía la eucaristía, solo veía al sacerdote a los ojos retándolo, él volvía a poner la mano en su cabeza sin hacer fuerza pero parecía que la estuviera restregando en el piso, el aire el ambiente era muy frío, el seguía con las oraciones ordenando al demonio dijera su nombre pero nunca lo dijo más por los síntomas ya sabían qué demonios era y eran las oraciones adecuadas para ello, el sacerdote le daba agua a ella y se la escupía, le daba sal para vomitar y se la escupía con una mirada profunda intensa hacia el sacerdote retándolo y burlándose de él, así que el empezó con el agua bendita ella no la aguantaba, no la quemaba pero le molestaba, mientras el apóstol seguía orando mientras el sacerdote seguía en la lucha del Alma de ella con el demonio, ella cuando regresaba en si ya estaba muy cansada casi 3 horas peleando con el demonio hasta que el sacerdote vio que las oraciones y el exorcismo daban resultado, así que siguió con las oraciones ella ya estaba en sí pero muy cansada, agitada, agotada, desganada, de pronto se ilumino la sala y ella vio a DIOS Y AL DIABLO peleando por Ella, y el Diablo la dejo, por fin Elena era libre, y el sacerdote le dio la ostia para que ella comulgara y prometió ella con la condición de ser hija de DIOS, rechazando muchas cosas, entre ellas las hadas, lo gótico, lo oscuro, las veladoras de colores, las figuras del mal, los dragones, y cualquier tipo de oración que no sea de DIOS y sobre todo el lado oscuro donde se había metido, al igual prometió dar testimonio de lo que había pasado, y no volver jamás a donde había estado por más que le ganara la curiosidad.

Elena perdió todo lo que había ganado a través de la brujería, la Santa Muerte se le aparecía a cada rato y Elena la corría, le movían las cosas, al dormir despertaba y la muerte estaba al lado de ella con su guadaña. Elena la corría, así paso casi un año tratando de que ella cayera de nuevo en las manos del mal, pero no regreso y poco a poco la fueron dejando en paz, hasta que empezó a llevar una vida normal, ya tenía su biblia sus santos, a Cristo, al Espíritu Santo en su corazón, y una tranquilidad que jamás había tenido.

No le fue bien lo sufrió pues perdió todo, se enfermó de por vida, perdió su trabajo y muchas cosas, pero por lo menos estaba fuera de todo eso y ya estaba tranquila.

Ella siguió con los sueños premonitorios y el exorcista le explico que DIOS daba dones a las personas y que lo que ella tenía había nacido con él y que no era nada malo que estuviera tranquila.
Espero que sirva para aquellas personas que piensan meterse en este tipo de cosas, les recomiendo que no lo hagan, o que lo piensen mil veces antes de hacerlo. Esta fue mi historia, hasta la fecha sigo sabiendo la vida de las personas sin conocerlas y se asombran o se impactan y terminan alejándose de mí, a mí no me gusta decirles que pasa en sus vidas pero si me preguntan solo una vez lo digo y nada más. A mi esposo le he dicho varias cosas que han sido verdad él es fiel testigo de todo lo que se y paso.

Ahora sufro con mi enfermedad pero hay llevo mi vida como puedo cada día me va matando la enfermedad pero me siento tranquila espiritualmente y con mucha paz, tengo mi altar con la virgen, con DIOS y mis Santos entre ellos SAN MIGUEL ARCANGEL.

Gracias por escuchar mi historia y por favor jamás se metan a la brujería así sea blanca, roja, negra etc… cualquiera es “BRUJERIA” Y ES MALA. LA BRUJERIA SI EXISTE, EL MAL IGUAL Y TE PUEDEN LLEVAR HASTA LA MUERTE.

Esta fue la historia de Elena una mujer ambiciosa que no sabía hasta donde iba llegar por su ambición.


¡Esto fue una historia real!

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Brujas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *