Menú Cerrar

JUGANDOLE AL VALIENTE

Relato contado por Judith.

Escrito y adaptado por Alejandro Chavolla

Esto le sucedió a mi padre Toño y te lo voy a narrar como si yo fuera él.
El mes de abril de 1989 hubo un suceso qué a nosotros los matamorenses nos tenía con pánico, el caso de los narcosatanicos pues en la fecha ya mencionada fue cuando descubrieron el hallazgo, en el rancho santa Elena que está ubicado por la carretera libre Matamoros a Reynosa en Tamaulipas.

Huesos de humanos, cazos con sangre y muchas cosas macabras pues bueno, pasaron unos cuantos meses y una noche con unos amigos nos encontrábamos Ideando que hacer y qué se nos ocurre decir, si vamos al rancho de los satánicos, algunos no querían ir ya que tenían bastante miedo por los hechos ocurridos.
Ya dispuestos a todo fuimos pues que podría pasar si ya no había nada porque todo fue derrumbado, como habían cuerpos enterrados, tuvieron que escavar con máquinas todo el terreno
Entramos a la brecha que nos llevaba hacia al rancho y todo estaba en silencio íbamos en una camionetita algo amplia donde cabíamos sin ningún problema, llegamos temerosos nos quedamos al lado de la camioneta y se me ocurrió gritar: ¡SATANÁS VEN POR MAYE!

Maye era mi primo Ismael que era bastante miedoso y que de inmediato respondio: ¿y por que por mi? Ya no juegues con eso. Yo seguía: !Satanás te ofrezco el alma de maye!.
Los demás amigos solo se morían a carcajadas, Maye casi llorando ya suplicaba que nos  fuéramos.

De regreso seguimos otra vez por la brecha oscura cuando en el camino nos percatamos que estaba orillado un caballo negro, que estaba comiendo en el monte pasamos y el caballo ni se inmuto de nuestra presencia, nosotros veníamos en nuestro rollo riendo de la broma que le hice a mi primo cuando me dice uno de los chavos que iban con nosotros: mira que es eso que viene corriendo detrás de nosotros, a lo lejos vimos el caballo negro corriendo en dos patas con ojos rojos brillantes y bufaba tanto que le salía vapor por las narices,  entre gritos le decíamos a mi amigo Isacc el conductor pisale más rápido que nos está alcanzando Y mi pobre primo no paraba de llorar.

De repente el caballo desapareció pues ya habíamos llegado a la carretera ya más tranquilos me bajaron en la esquina de mi casa llegando ya me andaba del baño, tenía baño de pozo en ese tiempo y pues estaba bastante oscuro, ya que me encontraba sentado haciendo mis necesidades escuche el berridos de un macho cabrío, no lo tome tanto en cuenta porque la vecina de enseguida tenía muchos animales.

Ya cerca escuché los pasos de unas pezuñas y vuelvo a escuchar el mismo berrido pero mas fuertemente que hasta vibro el baño, entonces me subi los pantalones ni de limpiarme me acorde, y rápido Me metí a mi casa, mi esposa dormía pero la tuve que despertar diciéndole: oye Lucy que feo le hace el chivo de doña melita, a lo que mi mujer responde: estás loco doña melita no tiene chivos ya duérmete. Ese acontecimento me dejo algo perturbado y pensativo.
Después de un rato me quede profundamente dormido y en mis sueños soñé a un enorme chivo con grandes cuernos era el diablo y con el mismo berrido.
Al despertar de nueva cuenta vuelvo a despertar a mi esposa: Lucy no puedo dormir estoy soñando al diablo, ella Me pregunta que fue lo que paso y le conté me dijo que rezáramos y pues la verdad yo no sabía rezar en ese momento aprendí al lado de mi esposa arrodillados ante la imagen de la virgen de Guadalupe, Y fue así como pude conciliar el sueño, al día siguiente al ver a mis amigos no comenté nada pues no quería ser motivo de burlas por lo que me paso después de que me dejaron en mi casa.

Estaban platicando que ellos también habían escuchado el mismo berrido y tuvieron el mismo sueño me ven y me, preguntan: ¿qué a ti no te paso nada?¿pudiste dormir bien?. No me quedo más remedio que decir que yo también había pasado por lo mismo pero les dije: “Gracias a mi esposa que me enseñó a rezar pude dormir bien.”
Ellos a lo contrario de mi, tenían cara de desvelo y unas grandes ojeras.
Yo juré que nunca más volver a jugar a invocar al diablo nunca pensé que iba a tener una experiencia así pues lo tome como un juego, en ese lugar todavía deambulaba el demonio.

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Relatos de Horror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *