Menú Cerrar

LA BRUJA DEMONÍACA

LA BRUJA DEMONÍACA

Relato enviado por frank, basado en hechos reales.

Escrita y adaptada por Inframundo.

Mi nombre es Frank y lo que estoy a punto de narrar fue real y ocurrió en el año de 1979, en aquellos días las cosas eran muy distintas a como las conocemos hoy, ya que la tecnología no era tan avanzada y se le tenía temor a todo.

Con escasos 15 años de edad vivía con mis padres en un poblado de Jalisco, donde nos ganábamos la vida criando ganado y sembrando las tierras, yo era hijo único y mi familia estaba conformada por mis padres y mis dos abuelos paternos.

Vivíamos en una pequeña casa cerca de la granja a las afueras del pueblo y todos los días mi padre que era veterinario me despertaba a las 5 de la mañana para ir a darle de comer a los animales y ordeñar algunas vacas, aunque yo no lo hacía muy bien. En ese entonces cerca de la granja existía un bosque al cual no se me permitía jamás acercarme mis abuelos me decían que era muy peligroso andar por ese lugar y más de noche.

Así paso la mayor parte de mi infancia trabajaba por las mañana y por la tarde debía de asistir a la escuela.

Hasta que en la navidad de ese mismo año se trasladaron algunos familiares como era de costumbre y llegaba la emoción de estar al lado de mis primos y jugar futbol o prender una fogata para quemar algunos fuegos artificiales.

Recuerdo que el día siguiente después de la navidad mis primos que eran Joaquín de 14 y Mario de 13 salimos a eso de las 8 de la mañana a husmear por aquel bosque al que los abuelos nos tenían prohibido acercarnos, pero como todos aun dormían no nos importó ir y adentrarnos en el bosque, a medida que nos adentrábamos más la oscuridad nos alcanzaba, era algo bastante raro ya que el sol era bastante luminoso, quizá era por los grandes y frondosos árboles.

En fin llegamos  y nos topamos con una pequeña casa de madera, al asomarnos por las ventanas parecía que estaba habitada pero no había nadie ahí, hasta que de pronto de tras nuestro una anciana nos habló y nos dijo, hola muchachitos se les perdió algo. Nosotros sorprendidos le contestamos que solo estábamos paseando por el bosque y no era nuestra intención molestarla, se nos hizo bastante extraño ver a la señora encontrar a esa señora viviendo en medio de la nada.

Mi primo Joaquín que siempre ah sido muy imprudente le pregunto a la anciana que si vivía sola. A lo cual esta respondió que sí. De pronto sin explicación comenzó a llover, pero como era posible si no había ni una sola nube o es lo que yo creí.

 

La anciana muy amable nos invitó rápidamente a entrar, al hacerlo la casa se sentía algo fría a pesar de que había una fogata ardiendo dentro de ella, la mujer nos preguntó si queríamos algo de comer a lo que le respondimos que no. De nueva cuenta nos preguntó que si apetecíamos algo de comer y nuevamente respondimos que era muy amable pero que solo esperaríamos un poco a que la lluvia pasara y así poder marcharnos. De pronto la cara de la mujer amable se convirtió en un rostro enojado y amargo.

Nos dijo que no debíamos andar solos por esa parte del bosque que era muy peligroso, nosotros le respondimos que ya sabíamos cuidarnos solos, pero estábamos bastante equivocados, sin pensarlo la anciana comenzó a hablar en un extraño lenguaje como si estuviera rezando a lo que nos pareció bastante raro y Mario se levantó y le dijo que teníamos que irnos, la señora esta le grito a Mario que no podíamos irnos por la lluvia y eso sí que nos dio un poco de enojo pero a la vez incertidumbre de no saber que rayos estaba ocurriendo. Joaquín y yo tratamos de abrir la puerta de la cabaña, pero no abrir y ahí fue cuando el horror nos invadió a los 3, de la voz de la mujer salió como otra voz, pero más ronca que nos dijo ustedes no saldrán de aquí.

 

Nos quedamos mudos y sin saber que hacer la anciana tomo a Mario de la mano fuerte mente y este gritaba del susto y pedíamos que lo soltara, como era posible que esta mujer vieja que se miraba tan frágil pudiera sujetar a nuestro primo con tanta fuerza.

Yo patee la puerta con todas mis fuerzas que no sé como pero la maldita puerta se abrió mientras Joaquín jalaba a Mario para que la anciana lo soltara, hasta que por fin se pudo zafar de ella, pero al voltear a verla sus ojos eran completamente blanco, se podía observar que sus dientes estaban todos podrido y su rostro todo arrugado pero lo peor era la hediondez que emanaba su humanidad.

La lluvia no nos importó corrimos como locos hasta llegar a un riachuelo donde paramos para agarrar fuerzas y aliento donde de pronto la lluvia ceso, pero aun el bosque se notaba algo oscuro, la verdad ninguno recordaba el camino a casa el bosque se veía más grade de lo que imaginamos, para nuestra mala suerte escuchamos un ruido en lo alto de los arboles era como el sonido de una lechuza o un graznido no sé cómo describirlo, pero era algo horrible.

La sangre se nos bajó hasta los pies, Joaquín se orino encima y Mario se quedó petrificado, no lo podíamos creer en lo alto de un árbol estaba lo que parecía ser una especie de guajolote gigante, pero eso no era lo peor, lo mas increíble y espantoso era la cara de esa cosa, era la misma cara de la anciana, pero más horrida y llena de pelos.

 

Cada que lo recuerdo me da bastante miedo, en fin, nuevamente nos echamos a correr lo más rápido que pudimos y les juro por dios que no sé como pero salimos del bosque y le agradecimos a dios por habernos ayudado, pero eso no termina aquí, al salir de ese lugar maldito el cielo estaba completamente oscuro y pudimos ver como en mi casa había muchas personas.

Al llegar por fin a casa nuestros padres estaban muy preocupados y molestos a la vez ya que no sabían dónde nos habíamos metido y con la ayuda de algunos conocidos y policías estaban buscándonos.

Creo que estuve castigado por bastante tiempo después de eso, pero le contamos a nuestra familia lo sucedido y como era improbable que oscureciera bastante rápido lo que nos pareció haber estado 3 horas fuera fue en realidad todo el día, es algo que no alcanzo a comprender como es que sucedió esto.

Mario le mostro a la abuela su muñeca en la cual estaba firmemente una marca como si se hubiese quemado, mi abuela en paz descansé solo dijo sí, eso fue una bruja.

Nos contó que hace mucho tiempo atrás cuando ella era más joven ahí en el bosque decían que existía una mujer muy vieja que vivía en una cabaña ella afirmo que era verdad ya que la había visto merodear a lo lejos de la granja. Pero esta nunca se preocupó, después de un tiempo se comenzaron a desaparecer una gran cantidad de niños los cuales no estaban bautizados y todas las personas se lo atribuían a la anciana del bosque.

 

Hasta que un día las familias cansadas de esto se armaron de valor y se internaron en el bosque, lo único que ayaron fue una pequeña casucha abandonada y sin querer arriesgarse mas solo la incendiaron hasta dejarla echa polvo.

Después de eso los niños dejaron de desaparecer, y desde ahí mucha gente mayor conocía la historia del bosque y era por esa razón que no se os tenia permitido andar por ese lugar.

Al día siguiente nuestros padres decidieron que los acompañáramos para ir en busca de la anciana, pero al adentrarnos en el bosque recorrimos todo el lugar que realmente no era tan grande y en el cual no pudimos dar con la dichosa cabaña ni con la bruja.

En fin, al año de ese acontecimiento mi abuela muere y mis padres deciden vender la granja ya que mi padre encontró un excelente trabajo en la ciudad en una empresa curando animales y esas cosas.

Hasta el día de hoy no me he atrevido a regresar a ese pueblo ni mucho menos a ese bosque, muchas veces mi mente se llena de incertidumbre, al volver a recordar aquel episodio tan horrido y traumático tanto de mi vida como la de mis primos con los que aún tengo contacto.

Espero te guste mi relato que es cien por ciento real pero increíble y más ahora en nuestros días las personas de hoy ya no creen en estas cosas se despide tu amigo Frank.

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Brujas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *