Menú Cerrar

LA CABRA PERDIDA

Relato Basado en Hechos reales contado por: Roberto

Escrito y Adaptado por Alejandro Chavolla

                Hola amigo saludos espero te encuentres bien , espero les guste mi historia y ojala consideres compartirla en tu canal de youtube con los demás suscriptores en verdad te lo agradeceria .

        la historia que te voy a contar sucedió a finales de los años 80 en un pueblito como a dos horas de la ciudad de puebla y bueno en aquellos años era muy común que cuando los niños salían de la escuela por la tarde muchos de estos niños ayudaban con los labores del campo llámese sembrar , labrar, buscar leña, o como en el caso estos tres niños vecinos y amigos llevaban a pastar sus animales , Francisco y Eduardo tendrían alrededor de 13 o 14 años mientras que Santiago era más chico tendría alrededor de 10m, ellos no tenían un gran número de animales podríamos decir que solo tenían un par de burros una docena de chivos y unas cuantas vacas corrientes, como ya era costumbre esa tarde se reunieron afuera de sus casas junto con ellos sus animales y así se dirigieron hacia uno de los cerros donde ellos llevan a pastar los animales cuando llegaron a aquel cerro empezaron a jugar.

Jugaban con piedras algo muy común entre los niños  de esos lugares, imaginar que unas piedras eran carritos y hacían unas carreteras en la tierra lo sé porque a mí me tocó vivir algo de eso hoy en día no se sigan haciendo eso en realidad lo ignoro hace casi dos décadas que me fui de mi pueblo aun así es muy bonito recordar esos momentos.

Regresando a la historia estos tres niños la estaban pasando tan bien que no se dieron cuenta como pasaba el tiempo, con él llegaba el atardecer y también empezaban a formarse unas nubes grandes que anunciaban una gran tormenta, empezaron a caer las primeras gotas de lluvia y también comenzo la desesperación de los niños por reunir los animales y emprender el camino de nuevo a sus casas,

Cuando reúnen los animales y los echan a andar en dirección al pueblo Francisco se da cuenta que una de sus cabras no estában en el rebaño, comenzó a frustrarse y a sentir miedo y con mucha razon ya que en esos años los castigos de algunos de los padres eran unas golpizas terribles y el padre de Francisco era uno de esos padres , ya en alguna ocasión había perdido un animal y no podía darse el lujo de perder otro el solo imaginar el castigo era aterrador.

Eduardo trato de calmarlo, le dijo a Santiago que arribará a los animales mientras que Eduardo y Francisco regresarían a buscar a la chiva faltante, la lluvia caía recia así que buscaron refugio en una ladera del cerro, cuando la lluvia finalmente paro ya era de noche pero el cielo había aclarado y la luna brillaba, así se dirigieron a donde habían estado unas horas más temprano y una campanita sonaba a lo lejos,

 es mi chiva dijo sonriendo Francisco tal vez se quedó atorada en un matorral le decía a Eduardo mientras se dirigían hacia donde estaba el sonido, pero a medida que ellos avanzaban el sonido también se alejaba, así llegaron a una barranca muy peligrosa y ellos se adentraron en ella sin medir las consecuencias  tenían una misión y no se  irían a su casa sin su chiva, a medida que se adentraban en la profundidad de la barranca la campanita se oía con más claridad,

 ya casi la tenemos dijo a Francisco ya no te van a chingar ya la libraste dijo Eduardo en forma de broma, cuando llegaron a un punto donde la barranca tenía una forma como de pared la chiva empezó a berrear y la campanita sonaba de una forma constante y todo eso sucedía dentro de una pared, algo totalmente ilógico, al tratar de encontrarla Francisco encuentra una grieta en esa pared de aproximadamente 10 centímetros,

era imposible ese animal se pudiera meter por ahí , aun así él se asoma en la grieta solo podía observar con un ojo por lo estrecho de la grieta, ahí miro una luz tenue como de una vela y la chiva estaba ahí observándolo con la cabeza llena de gusanos y sangre, de pronto aquel berrido de chivo se mezclaba con una risa burlona, Francisco  asustado al borde de la locura se tiró al piso, y Eduardo al escuchar esa risa diabólica no tuvo ganas de asomarse a la grieta,

 como pudo ayudo a Francisco a recuperarse y así tratar de salir de ahí, cuando por fin salieron de aquel barranco el padre de Francisco y Lalo junto con otros viejos del pueblo ya los estaban esperando dijeron que los estuvieron buscando por muchas horas, para Francisco fue una experiencia aterradora nunca la supero a pesar del tiempo y lo peor de la historia es que unos meses,

 después un campesino que juntaba leña cerca de la presa del pueblo miro cuando un niño se ahogaba mientras que su amigo trataba de darle la mano para sacarlo el campesino corrió a tratar de ayudar pero llegó demasiado tarde puesto que cuando llegó los dos niños ya habían desaparecido bajo el agua color café de aquella presa, el hombre fue a dar parte a las autoridades del pueblo horas después se juntaron algunos hombres para sacar los cuerpos de los niños quien desafortunadamente eran Francisco y Lalo. Algo había en ese lugar que nunca supimos que fue lo que paso.

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2019.

Publicado en Historias de Terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *