Menú Cerrar

LA CASONA

LA CASONA

Relato enviado por Audias, basado en hechos reales.

Escrita y adaptada por Inframundo.

Hola muy buenas a todos, durante algún tiempo he seguido tu canal y me parece muy bueno y más aún que nos das la oportunidad de enviar nuestras experiencias para que las puedas contar.

Mi nombre es Audias y he vivido una verdadera experiencia paranormal, mi historia comienza en 2012 cuando tuve que salir a la ciudad para estudiar  específicamente en gdl Jalisco, tuve que buscar bastante ya que los lugares de alquiler eran bastante altos y mis padres no podían costear tanto, así que de tanto buscar por fin di con una vieja casa que tenían en renta la cual estaba muy barata pero también muy descuidada, quedaba a las afueras de la ciudad pero no había tanto problema ya que podía moverme con facilitaba andar en autobús, para mi fortuna podía moverme con facilidad en autobús.

 

La casa era algo espaciosa de un solo piso, 3 habitaciones, su cocina, un baño, una sala y un patio trasero. Durante un par de días me dediqué a limpiarla lo mejor que pude antes de entrar a la universidad, pero a pesar de haberla arreglado lo mejor que pude, tenía un olor penetrante como a viejo y a algo fétido que no supe de donde provenía.

 

En fin, que más quería por tan poco dinero, con forme fueron pasando los días entre a la universidad y se me vino a la mente la idea de invitar a un par de jóvenes a vivir conmigo para que así pudiéramos compartir los gasto o rentarle los 2 cuartos restantes.

Al estar en la universidad en la carrera de química, para mi buena suerte hice algunos amigos y 2 de ellos aún no encontraban donde rentar y tenían que ir y venir todos los días desde sus lugares de origen, si mal no recuerdo uno vivía en Arandas Jalisco. Y bueno los convencí que se quedaran en mi casa y así acordamos compartirnos los gastos.

 

Durante los primeros meses todo marcha bien, nada fuera de lo común, hasta que una noche Mario uno de mis compañeros despertó gritando muy asustado a eso de las 2 de la mañana, gritaba que alguien le había jalado los pies y nos sacamos de honda Felipe y yo nos quedamos mirando y le dijimos a Mario que quizá lo había soñado, así que durante esa noche nos fuimos a dormir y no pasó nada más.

 

Fue para el 2 de noviembre día de muertos que estando dormidos se escuchó bastante fuerte como si dejaran caer algo pesado desperté pensando que quizá alguien había entrado, pero al salir revise y todo se encontraba bien, Felipe y Mario aún se encontraban durmiendo.

Al volver a mi habitación escuché claramente el rechinar de una silla de la cocina y Salí rápido y nuevamente no había nada. Fue hasta la tercera ocasión que me encontraba dormitando cuando se escuchó como se quebraban platos y tiraban cosas en la cocina, era un tremendo escándalo, ahí mis compañeros despertaron y fuimos a ver que sucedía, al encender la luz de la cocina, platos, cubierto y demás utensilios se encontraban esparcidos por todos lados, todos estábamos asustamos y comprendimos que ahí había algo extraño habitando la casa.

 

Dejamos las luces encendidas y ya no escuchamos nada, así fueron pasando los días y de vez en cuando se escuchaban ruidos ya hasta comenzábamos a acostumbrarnos.

Una noche después de volver de una fiesta ya de madrugada, estabamos un poco pasados de copas tanto que Felipe se quedo dormido en la sala, yo no podía dormir y con forme fue pasando la noche, escuche unos pasos en mi habitación como si alguien anduviera ahí, al levantarme un poco mi ventana daba al patio y vi una silueta de una persona parada como viéndome, aun estaba algo mareado y creí que era por la borrachera pero en eso Felipe gritaba maldiciendo a los vientos que lo dejaran en paz, cuando Mario y yo salimos a ver q sucedía Felipe nos decía que no lo estuviéramos molestando que ya no eran horas de estar chingado, sacados de honda le dijimos que estabamos dormidos y el de necio que porque le jalábamos los pies y le dábamos manotazos en el cuerpo, lo revisamos y en la espalda tenia golpes recientes como si lo hubieran golpeado.

 

No sabíamos ya que hacer con la situación cada vez las cosas se ponían más raras, hasta que Mario consiguió el numero de un chaman o curandero no se cómo se llamen exactamente, el caso es que el señor al poner el pie en la casona inmediatamente dijo que había un demonio muy poderoso dentro de la casa y comenzó a hacer sus limpias y rezos en otro idioma.

Lo que creímos que era buena idea y de alguna manera así podríamos estar mejor, fue un grabe error quizá molestamos al espíritu ese ya que durante la noche a mi me jalaron la cobija en dos ocaciones y a la tercera que yo la jalaba para conmigo no la podía mover estaba muy pesada y de pronta la cobija volaba por los aires, del miedo me pare rápido a encender la luz y en cuanto puse un pie en el piso sentí una mano que me agarraba el tobillo y ahí me desmaye.

 

Cuando desperté estaba en la cama y Felipe y Mario estaban a mi lado, dicen que escucharon que yo gritaba y que se escuchaba una voz gutural en mi habitación que no se podía entender y cuando entraron me encontraron tirado en el piso. Durante esa noche dormimos los 3 en una misma habitación y con la luz encendida, Mario al día siguiente se mudó con un compañero de la carrera y no nos dijo nada eso si se nos hizo raro a Felipe y a mí.

Nosotros por más que tratamos no encontrábamos nada barato y los compañeros ya no tenían espacio es sus casas de renta, era por eso que Felipe y yo no nos íbamos de esa casa, optamos por hablar con un sacerdote y este fue a la casa a bendecirla y a orar, nos dijo que en el patio podía sentir una presencia que quizá ahí estaba alguien enterrado.

Pareciera que el haber traído al sacerdote acabo con los ruidos que escuchábamos y las cosas extrañas, excepto en el patio. Ya a inicios de 2013 todo parecía normal, las cosas ya se habían calmado ya no nos asustaban, pero por la madrugada escuchaba que la ventana de mi habitación la golpeaban pero siempre me daba miedo voltear hasta que un día cansado de esa situación me voltee a mirar y ahí estaba no sé cómo describirlo pero era como una persona que no se le podía ver bien la cara como si estuviera borroso, me quede helado no podía moverme del susto hasta que de pronto esa cosa se comenzó a desvanecer y simplemente me eche mi cobija y me acurruque.

Ya por la mañana le conté a Felipe lo sucedido y quedamos en escarbar en el patio a ver que había ahí, y así lo hicimos estuvimos así por un buen rato hasta que en una esquina encontramos unos huesos escarbamos más y había una bolsa de platico y una cajita, los huesos creímos que eran de humano y al abrir la bolsa apestaba a un hedor que casi vomitamos, dentro de ella había cabellos humanos y unas fotografías de hombre con armas, cuando abrimos la caja dentro de esta estaba una figura de una santa muerte y unas monedas de 5 y 10 pesos, lo que dedujimos fue que quizá ahí antes vivía algún mafioso y adorador de la santa.

Ahí yo le hable al casero para que fuera y le explicamos todo lo que nos había estado pasando, el nos confeso que hace muchos años atrás había rentado la casa a un sicario sin el saberlo hasta que un día, lo llamaron los vecinos que apestaba la casa y al abrir la puerta habían asesinado a esta persona y ya se encontraba en descomposición, la policía y forenses fueron ha hacer sus investigaciones y todo lo que conlleva.

Entonces el señor siguió rentando la casa, pero no duraban mucho las personas ahí porque siempre le decían que ahí espantaban y es por eso que siempre el rentó tan barata.

El se encargó de los hueso y las cosas enterradas que al parecer eran brujería. Desde ese entonces dejaron de sucedernos cosas malas dentro de la casa, Felipe y yo nos hicimos muy buenos amigos, un día platicando con Mario le preguntamos acerca del porque se había ido tan de repente y sin decirnos nada, obvio sabíamos que era porque ahí asustaban, pero él nos contó que la noche que yo me desmaye.

Se levantó a la cocina a tomar un poco de agua y comenzó a escuchar unos pasos en el patio y que arrastraban como unas cadenas, al asomarse al patio ahí estaba un hombre con una cara que le sonreía y le decía con la mano que fuera, dice que se persigno y cuando lo hizo vio a esa aparición como se iba saltando entre las paredes y las otras casas hasta desaparecer.

Mario en ese momento agarro sus cosas y se fue a casa de un compañero donde le dijo que ahí podía quedarse, Durante los siguientes años seguimos viviendo en esa casa sin problemas hasta que terminamos la universidad, actualmente trabajo para una empresa de fármacos y de vez en cuando hablo con Felipe, bueno Inframundo esta ha sido mi historia y espero que les guste y la puedas publicar en tu canal.

 

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Casas Embrujadas

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *