Menú Cerrar

LA PRESENCIA DEL MAL

Relato Aterrador basado en hechos reales vividos por Luisa

Escrito y adaptado por Alejandro Chavolla

Esta historia es sobre algo que me ocurría en la antigua casa donde vivía

Me llamo Luisa y crecí en esa casa la cual es de mi abuelo materno, desde que era niña sentía cosas que me seguían por la noche pero nunca le di importancia, ya que mi madre me decía que era mi imaginación por tantas películas de terror que veía lo cual yo le creía,

pero se me hacía raro que al ir a casa de mis tías no sentía dicha presencia, todo empeoro a la edad de 8 años, cuando falleció mi abuela materna, una semana después me levante como eso de las 12 de la noche y camine por el patio para dirigirme a la cocina me detuve en seco cuando vi la silueta de una mujer con una túnica blanca ella estaba afuera de la casa la veía a través de la ventana que daba a la calle me quede estática al verla y sentí que no podía moverme,

 la mujer en cuanto sintió mi presencia se detuvo en seco y giro lentamente para mirarme, de pronto vi como intento levantar su cabeza para mirarme, en ese momento pude moverme y corrí hacia el cuarto de mi mama la cual por obvias razones no me creyó y seguía diciendo que era por las películas que veía,

así pasaron los años y yo seguía oyendo cosas, pero a esa mujer ya no la volví a ver, a la edad de 12 años estaba dormida en mi habitación y de pronto un olor como a caucho (llanta) quemado inundo mi habitación desperté por el inmenso calor que hacía lo cual se me hizo extraño ya que estaba en la temporada de invierno, de un momento a otro vi a una niña que se me hizo familiar entonces recordé lo que vi cuando tenía 8 años y esa niña con una voz de ultratumba me dijo

 “si viene mi hermana y te pregunta si quieres jugar dile que no, pues yo acepte jugar y hasta el día de hoy la estoy pagando caro”

las experiencias continuaban pero jamás se las conté a mi mama ya que me seguiría diciendo lo mismo, cuando tenía 18 se me ocurrió rociar la casa con agua bendita mientras rezaba pero oh sorpresa en cuanto comencé a rezar empece a soltar carcajadas sin poder detenerme, deje de reír cuando tire el bote con el agua al piso,

termine por llamar a unos expertos los cuales me dijeron que había un poltergeist el cual estaba pegado a mí, me dijeron que no era recomendable provocarlo pues este podría llegar a lastimarme, opte por mudarme de casa junto con mi mama pero aun siento la presencia de este ente,

 Hay días en que lo escucho pronunciar mi nombre y amanezco con moretones en el cuerpo, hace poco me acabo de enterar que fue mi mama quien trajo esa cosa a la casa ella y 3 de mis tías por jugar con una tabla ouija y ahora tengo que descubrir cómo me quito a esa cosa porque temo que llegue a dañarme o algo más, pues aun lo tengo adherido a mi como si existiera un vínculo entre él y yo..

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2019.

Publicado en Relatos de Horror

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *