Menú Cerrar

LO DESCONOCIDO

RELATO REAL BASADO EN LA EXPERIENCIA DE MANUEL URENDA

ESCRITO Y ADAPTADO POR ALEJANDRO CHAVOLLA

Hola, que tal…
He querido mandarte un suceso que me sucedió hace como a los 12 años, La verdad ahora que me han pasado bastantes cosas extrañas, mi mente no tiene lugar para miedos, al menos para cosas paranormales.
Mi relato comienza, cuando un sábado por la tarde, estaba patinando sobre la calle por mi casa, ya que estaba en reparación; un amigo al que llamare paco se encontraba conmigo y que no patinaba, encontró una muerte en su representación, de un muy pequeño tamaño.
El me preguntó, ¿qué es esto?
A lo cual le respondí: ahí deja eso, es una santa muerte, como la llaman sus fieles.
No sabemos que hayan hecho con ella.
Ante tal comentario, él se burló diciendo…
Que chingue a su madre, pateándola hacia el aire, Estoy seguro que vi donde cayó, pero al caer en cuenta de lo que había hecho, le reproché que, porque lo hacía, a lo cual me respondió, que él no tenía miedo y que le valía madre.
Le dije que la buscáramos, pero a pesar de haber visto donde cayó, ¡no la encontramos!
Le comenté que, según algunos amigos, que se relacionaban con asuntos místicos y todo eso, si te burlabas de esa cosa, u ofendías sus mitos, esta te asustaba o te pasaba algo extraño a las 3:00 de la mañana.
Creo que se sugestionó y siguió buscándola sin tener éxito.
En ese tiempo yo trabajaba de noche en una panadería,
Y precisamente, esa noche, trabajaría solo.
No niego que las 2 horas siguientes, estaba sugestionado pensando en que me podría pasar a las 3 de la mañana, mas, sin embargo, después de ese lapso, lo olvidé.
El día transcurrió normalmente, y yo ya había olvidado ese asunto.
Se llegó la hora de ir a trabajar, yo hacía bolillo y por lo regular, los fines de semana empezaba hasta la media noche, a lo cual, ese día no fue la excepción!
Comencé a trabajar, encendí la radio, y puse una estación, que cada 15 minutos te decía la hora.
Había una cochera afuera de mi lugar de trabajo, en la cual estaba una camioneta blanca, y solo nos dividía una puerta de vidrio corrediza enorme, serían dos pliegues de vidrio de unos 2 x 2 mts.
El vidrio era un poco ahumado, pero eso no impedía que mirara con claridad hacia afuera, y aparte con la lámpara blanca que iluminaba la cochera, pues menos!
Recuerdo que la última vez que escuche el radio, decía que eran las 3 de la mañana, a lo cual, hasta después de lo que me pasó, caí en cuenta que a partir de esa hora quizá pasaría algo extraño y así fue la radio se apagó de la nada y ya no encendia.
Recuerdo bien, que estaba por sacar la última palada de bolillo, ya que cocía el bolillo en horno calabacero, es decir, de material, ladrillo y cemento, como los de rancho, pero mucho más grandes, por ende el bolillo se mete y se saca con palas de hasta 4 metros de largo.
Estaba en eso, cuando no sé por qué, volteé mi mirada hacia los vidrios, ya que estaba de espaldas a ellos…
Puedo jurar por lo que ustedes me pidan, que cuando miré hacia atrás, vi claramente en todo lo ancho de las puertas de vidrio, una cara de calavera, se podía ver claramente su manto y guadaña “siempre que recuerdo esto me da escalofríos“
Para esto, no se veía nada hacia afuera, como si alguien hubiera apagado la lámpara del alumbrado.
Mi única reacción, fue hacerme el tonto y seguir con mis labores, claro…
Sin mirar hacia atrás!
La radio seguía sin escucharse, caminé hacia las máquinas, para seguir trabajando, y reitero…
Sin mirar atrás!
Mi razón pudo más y caí en cuenta, que no podía trabajar sin mirar hacia las puertas, entonces con algo de miedo, miré!
Y oh! Sorpresa, la luz iluminaba de nuevo la camioneta y ya se veía claro!
Pensando que todo había sido producto de mi imaginación, recordé lo que había pasado más temprano por la tarde.
Pero pudo más mi cordura y responsabilidad de mi trabajo, que el miedo.
Seguí con mis labores, y pensando “ya pasó “
Me quedé más tranquilo, en eso estaba, cuando a un lado, vi como si una manta negra cayera del techo, y al llegar al suelo ya no estaba…
Me puse un poco nervioso, pero seguí trabajando, y ahora mirando de frente a las puertas de vidrio, ya que era mi posición al hacer el bolillo.
No solo fue una vez, fueron tres veces…
Así es, tres mantos negros cayendo y desapareciendo al caer al suelo, en diferentes lapsos!
Pasó un poco de tiempo y ya no miré eso…
Ahora era como si unos enanos se metieran agachados debajo de mi mesa de trabajo, solo alcanzaba a ver las siluetas, pero podía ver claramente que iban agachados, hacia donde estaba haciendo el bolillo.
Fueron como 5 siluetas, claro… En distintos tiempos!
La verdad sentía bastante miedo, pero al haber visto ya en otras ocasiones ,cosas extrañas, pude soportarlo.

El peor momento, fue cuando sentía en mi bermuda, que utilizaba para trabajar, como me jalaban a la altura de las bolsas, solo eran pequeños jaloneos, pero que sin duda los sentía!
Sentía ganas de salir corriendo, pero era primero mi trabajo.
Creo que esas energías se dieron por vencidas o qué sé yo, cuando de la nada, se encendió de nuevo la radio…
“En LG la grande son las 4:15 de la mañana!
Rogaba porque ya llegara el panadero de día, al menos así calmaría mis nervios!
A partir de ahí, ya no sentí nada, hasta que llegó Pancho, el panadero!
Le platiqué lo acontecido y me tiró de loco, como era de esperarse!

Más tarde a eso de las 6 de la mañana que Salí del trabajo me dirigí a casa y caí profundamente dormido, en el sueño empezó a soñar a mi amigo paco el que pateo la santa el día anterior, lo soñé a lo lejos hablando algo que no comprendía, cuando de pronto me despierta mi madre diciéndome que paco mi amigo había fallecido.

No lo podía creer estaba como ido no entendía que pasaba lo sentía como si fuera un sueño, rápidamente me pare y Salí corriendo a la casa de paco, al entra a su habitación estaban sus padres y un doctor, supuestamente murió de un paro cardiaco, al acercarme a la cama de mi amigo en su rostro podía verse una cara de desesperación y horror, ese día lo velamos y al día siguiente fuimos a su funeral.

Sé que su muerte fue a causa de la figura de la santa muerte que seencontró, no encuentro otra explicación.
Bueno, esa es una de las tantas cosas que me hanpasado, no espero que me crean, solo quería compartir mi experiencia y si aalguien le ha pasado algo similar, sepan que no están locos…
Si pudieras mandar un saludo para Brandonramirez, aleyma velazquez y para los integrantes de la panadería Ramírez Hnos.2a. Generación de león Guanajuato!

eso si nunca se burlen de lo que no conocen pormás inocente que parezca, Hasta pronto inframundo, gracias por leer mi relato!

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Relatos de Horror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *