Menú Cerrar

LOS ESQUELETOS

Contado por Efraín Velázquez

Escrito y adaptado por Alejandro Chavolla

Hola mi nombre es Efraín lo que les voy a contar es algo que le pasó a mi abuelo que en paz descanse, una tarde dice que fue a ver a su hermana a unos 20 minutos de su casa, para eso se le hizo un poco tarde, pero como de costumbre el llevaba su botellita de aguardiente como lo llaman allá En el pueblo, serian cómo las 7:30 de la noche, él ya se dirigía a la casa pero al cruce del camino del cementerio ya avanzados uno 300 metro de alejado, el aseguraba que aún no estaba borracho solo había tomado un par de tragos, el dice que al caminar se le resbalaron los pies y cayó,

se quedó tirado un rato pues le dolieron las costillas, sintió que se pegó en algo  y no supo en que y se desmayo, cuando despertó y al querer pararse se estaba sobré la tumba de su madre vio el reloj y eran las 12 de la media noche.

Se preocupado pues claramente lo ultimo que recuerda es que callo en otro lugar y no en la tumba de su madre, siempre cargaba con su machete y se armo de valor para salir del cementerio y busco la salida por un buen rato pero su sorpresa fue que la puerta estaba cerrada bajó llave,

Lo extraño cuenta el que esa puerta nunca la cerraban ya fuera de día o de noche, escucho de pronto tras de él unos pasos y escucho que le preguntaban si quería salir, el abuelo solo respondió que si, al darse la vuelta cual fue su sorpresa, que eran dos esqueletos uno muy alto otro de estatura normal que le dijeron danos el trago que traes en el morral, con bastante miedo y asombro ante la mirada incrédula que tenia se los dio y estos le dijeron vamos a comprar más,

El abuelo no sabe de donde saco valor para responderles que ya era de madrugada y todo posiblemente se encontraba cerrado, entonces lo agarraron del brazo y lo jalaron pero él quiso defenderse sacó el machete y se lo clavó en la pierna a uno de los esqueletos pero el machete se rompió, no le quedo de otra más que acompañarlos, iban caminando entre tumbas y quizá de la impresión de ver aquellas dos apariciones nuevamente se desvaneció y no supo más de él,  hasta que despertó sentado de un profundo oyó en la tierra, al ver la hora ya eran las 6 de la mañana y al acercarse a la puerta de panteón esta ya se encontraba abierta, desde ese acontecimiento el abuelo estuvo muy enfermo por varios meses hasta que se curó con una curandera de mi pueblo, todo regreso a la normalidad y el abuelo siguió con su vida pero nunca olvido ese suceso. Muchas gracias x escuchar esta historia esto fue en el estado de Chiapas saludos a la familia de León asta Chiapas y a mis hijos y esposa en Valle de Chalco Estado de México.

SI TE GUSTO LA HISTORIA SUSCRIBETE A MI CANAL: CLICK AQUI !!!

“Si copias y pegas este relato, respeta los créditos y menciona la fuente donde lo tomaste, apoya el trabajo de los autores independientes.”

Derechos de contenido reservados – Alejandro Chavolla © 2018.

Publicado en Historias de Terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *