Menú Cerrar

MACARÍA LA BRUJA

LEYENDA MEXICANA

“MACARÍA LA BRUJA”

Dice mi madre que cuando ella llegó al poblado hacia unos cuantos años que no había entrado la luz eléctrica a la población, así que era usual cuando llegaba la noche, la mayor parte de vecinos se encerraban en su casa, pues al no haber luz, no había actividades.

Imagínense cuando obscurecia temprano, no quedaba otra que encerrarte en su hogar a piedra y lodo. Y si querías seguir con alguna actividad, tenia que ser a la luz de la vela o de algún quinque. Ya sea a platicar en familia ó simplemente a charlar con amigos o vecinos.

Se decía que que antiguamente en la comunidad se escuchaba mucho hablar de las “brujas” mujeres dedicadas a realizar el mal teniendo pacto con el diablo para poder adquirir poderes sobrenaturales como el poder volar y para hacer esto tenían que esperar a la media noche y hacer un ritual para poder desprenderse de sus pies desde la planta hasta las rodillas y así levantar el vuelo.

En las creencias se platicaba que para poder obtener estos poderes sobrenaturales tenían que beber sangre de niños recién nacidos… por eso entre los abuelos y padres protegían a los niños colocando en la entrada de la puerta unas tijeras abiertas, como protección; muchas imágenes de santos o algún crucifijo en la cabecera del pequeño; las familias que tenían un niño pequeño no dormían tranquilas, debido a estas historias. Esta es una de las historia que recuerdo y que se me quedo muy grabada:

Cuenta mi madre que en otra comunidad cercana a la nuestra habían una señora a la que llamaremos Macaria, era una mujer recia, fuerte y poco sociable con los vecinos; se decían muchas cosas de ella como que hacia mal de ojo, que donde pisaba no crecia la hierva, que podía estar en dos lados diferentes, etc. etc.

Casada con alguien que llamaremos Juan, hombre trabajador, honesto y apreciado por la mayoria de la gente. Había un contraste entre Macaria y Juan, la gente no entendía como era posible que Juan se hubiera casado con Macaria, siendo tan diferentes, lo que la gente no sabía era que Macaria había sido muy hermosa de Joven pero al paso del tiempo había cambiado mucho.

A pesar de esto Juan quería a la Macaria, el sabia desde hacia algunos años que había cambiado su caracter, se había vuelto agrio y hasta hostil y no entendía el porque. A Juan le habían llegado rumores de que Macaria andaba en malos pasos, que la habían visto salir por las noches y desaparecer en la obscuridad. Para Juan estos solo eran chismes, pues sabia como se las gastaban las vecinas, así que nunca dio importancia a estos rumores.

Juan tenia un amigo inseparable que llamaremo Mateo, el cual apreciaba mucho. Los dos trabajaban en el mismo rancho, un día que regresaban del trabajo Mateo le comentó lo siguiente:

-Oye Juan… hay algo que tengo que decirte.

– Si, dime

– No se como lo vayas a tomar, pero esto me lo dijo la pancha, mi vieja y posss.

– De que se trata hombre, que me pones nervioso con tus misterios.

– Es algo grave, espero no te ofendas… mira la Pancha insiste en que tu mujer es bruja…

– Jajajaja hombre ya me habías asustado con tu misterio,

– Pues ella insiste en que si es…

– Ya lo había escuchado pero no creía que tu también.

– Pues mira, creo que deberías ir lo tomando en serio… possss..

– ¿Qué sucede?, ahora si ya picaste mi curiosidad.

– Post espero no te molestes conmigo, post en verdad te estimo, y post me atrevo a contarte..

– Ya, dime ¿de que se trata?

– Mira, la pancha me había comentado esto desde hace tiempo, yo al igual que tu no le crei…

– Pero insistia tanto… que espiamos a tu mujer..

– ¡Mateo! ¿Cómo es posible?.

– Enojate si, pero ¡¡creeeme!! lo que vi no lo creeras.

– ¿Qué viste Mateo?

– El otro día, la Pancha insistió tanto que para que ya no volviera a molestarme le dí gusto, y espiamos a tu mujer… ella decía que tu mujer era bruja, de esas de las que vuelan, y para poder comprobarlo la espiamos a la media noche… y efectivamente… yo vi salir algo volando de tu casa..no se que fué, pues pasó tan rápido, pero de que era grande y volaba, lo era… yo se que es dificil de creer Juan, pero eres mi amigo y te estimo mucho, pero algo esta pasando en tu casa…

– No puedo creer lo que oigo de ti Mateo, ¿tu también?

– De antemano te pido una disculpa Juan, pero vuelvo a repetirte, que vi algo raro salir de tu casa…pero olvidalo, tal vez tienes razón me dejé llevar pos los nervios y el miedo de la pancha… disculpa si te he molestado.

Juan después de despedirse de Mateo, caminó hacia su casa, meditando lo comentado por Mateo…

…es verdad que la Macaria ha estado muy misteriosa últimamente… la he notado rara pero de eso a que es bruja… pos…

La idea revoloteaba en la cabeza de Juan, y cuando llegó y vió a la Macaria en la cocina de humo sintió cierta desconfianza..

…Caray, creo que me estoy su gestionando con los comentarios del Mateo… se dijo así mismo.

-Como te fué en el trabajo, preguntó Macaria

-Bien, gracias, ya es tarde, vamonos a descansar.

-Ve tu a descansar, yo voy a quedarme aquí, pues puse a cocer el nixtamal para mañana las tortillas y creo que va a tardar, después te alcanzo, dijo Macaria.

-Esta bién, dijo Juan.

Juan se dirigió a su recámara que estaba en el siguiente cuarto, le pareció sospecho que ella decidiera quedarse hasta tarde a cocer el nixtamal.

Apartir de ahi no pudo dormir, pensando en lo ocurrido, ¿será verdad lo que me dijo el Mateo?

Pasaron las horas y Macaria no a parecía, habían pasado ya unas horas y empezó a inquietarse… en eso estaba cuando oyó que entraba a la recamara. Juan decidió hacerse el dormido para ver que pasaba, sintió que Macaria se acerco a el, muy cerca para verificar que estaba dormido. Al percatarse Macaria que estaba profundamente dormido salió nuevamente de la recamara hacia la cocina. Juan entre abrió los ojos y miró a Macaria saliendo… ¿Qué se trae esta entre manos? se preguntaba Juan….

Se levantó sin hacer ruido y la siguió hasta la cocina de humo, adentro se veía el resplandor del fuego, Juan pudo mirar por una rendija que ocurria adentro… la miro frente al fuego, Macaria estaba diciendo algo, frases que Juan no alcanzaba a escuchar… el corazón de Juan empezó a latir mas aprisa… sintió el impulso de entrar y descubrirla para saber que estaba haciendo.. pero fué prudente, tenia que ser paciente hasta el final…

De pronto increiblemente Macaria se agacho y tomando las partes inferiores de sus pies…¡las desprendió! sin mayor esfuerzo… Juan no podía creer lo que estaba viendo, realmente Macaria tenia la capacidad de quitarse los pies…Macaria tomando sus partes inferiores las escondio detrás del metate y encima puso unas mantas para cubrirlas, acto seguido mascullo otras frases y elevandose, salió de la cocina ¡Volando!, a Juan apenas le dio tiempo esconderse detrás de unos costales, para no ser visto.

Macaria sabiendo que Juan se encontraba dormido había recurrido a sus poderes sobrenaturales para salir de su casa en busca de algún pequeño…

Juan seguía mudo ante tal visión… pero dandose valor entró a la cocina de humo y busco lo que Macaria había escondido… su propios pies…

Quito las mantas e hizo a un lado el metate y ahí estaban los pies de su esposa, lo increible es que no sangraban, eran como dos muñones de cuerpo humano… Juan temblando y con el corazón saltando dentro de su pecho los tomó y los hecho al fuego para quemarlos…acto seguido se fué a dormir… a esperar a que Macaria regresa y ver que pasaba.

Eran las 4 de la madrugada cuando Macaria regresó, se dirigió a la cocina de humo a buscar sus extremidades inferiores, pero para su sorpresa no los encontró… se puso como loca a buscarlos y no hallo nada, y lo único que le quedó por hacer fué sentarse en una de las esquinas de la cocina a esperar.

Eran las 6 de la mañana cuando Juan se despertó y buscando a Macaria no la encontró, así que fué a buscarla a la cocina y la viendola sentada en una esquina le dijo:

– Mujer que haces ahi sentada, preparame algo de comer que me voy al trabajo (sabiendo que no se levantaria de ahí)

-Macaria no hizo ningún movimiento, seguía agachada, zollosando…

-¿Qué pasa mujer, porque lloras? ¡vamos levantate!

Juan se acerco a ella la tomo de los hombros y al levantarla se dio cuenta que no tenia pies…

-Dios mío, ¿qué es esto?

La noticia corrió como reguero de pólvora por toda la comunidad, la Macaria fue paseada por todo el pueblo para acabar en la plaza y después la quemaron viva…

Esto se contaba allá por los años en que no había luz electrica….

 

Publicado en Brujas, LEYENDAS MEXICANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *